La lombricultura o vermicultura es una biotecnología que puede realizarse con lombrices de diversas formas, pero que en la mayoría de los lombricultivos utiliza una especie de lombriz denominada Eisenia Foetida, originaria de Eurasia y mal llamada Lombriz Roja de California.

lombriz Eisenia Foetida

lombriz Eisenia Foetida

Esta lombriz se puede encontrar de forma natural en zonas con la humedad necesaria y donde abunden los desechos orgánicos en superficie.

Se trata de un animal micrófago, que se alimenta de la microbiota presente en los restos orgánicos en proceso de descomposición. Bacterias, protozoos y algas unicelulares, así como hongos microscópicos y detritus forman  su dieta.

Su docilidad la convierte en una lombriz ideal para mantenerla en cautiverio, no produciéndose fugas hacia el medio donde se circunscribe nuestro criadero.

Se trata, pues, de una lombriz epigea, que vive en los primeros 40-50 cm. Y que no suele ingresar en la tierra salvo condiciones adversas. Es lucífuga, pues la radiación ultravioleta la mata en pocos minutos.

Si bien el estiércol proveniente de animales en producción intensiva puede generar problemas medioambientales y para la salud humana debido a la presencia de organismos patógenos, este producto, una vez procesado por la lombriz roja Eisenia Foetida, se convierte en un producto totalmente higienizado y sin ningún riesgo para la salud humana. Numerosos son los estudios y tesis que avalan esta afirmación. En el tracto digestivo de la lombriz se eliminan los patógenos (E. Colli, Salmonela y Clostridium Perfringens, entre otros). 

Las deyecciones de las lombrices, el humus de lombriz, son separadas de éstas mediante el método de autosiembra, es decir colocando materia orgánica nueva al lado del humus elaborado. Las lombrices se van pasando en cuestión de unos 7-10 días al nuevo alimento. Posteriormente, se retira el humus elaborado, se lleva a la zona de secado y maduración.

Humus de lombriz

Humus de lombriz

Finalmente, se criba y se envasa para su comercialización.

Humus de lombriz Castillo Arnedo

Humus de lombriz Castillo Arnedo

Estas son algunas de las razones por las que recomendamos su uso: 

Porque presenta una gran cantidad de elementos nutricionales.

Tanto macronutrientes como oligoelementos indispensables para el correcto desarrollo de la planta. Una parte de esos nutrientes se encuentran ya mineralizados siendo asimilados por la planta de forma instantánea (efecto del humus a corto plazo). Por el contrario, otra fracción se encuentra formando parte de la materia orgánica presente en el humus. Estos elementos serán liberados paulatinamente hacia la solución del suelo (efecto del humus a medio y largo plazo), cubriendo así la continua demanda de nutrientes por parte de la planta, evitando las excesivas perdidas por lixiviacion y haciendo en definitiva, que el rendimiento del abonado sea máximo. 

Porque presenta unas excepcionales características biológicas.

La microbiota presente en el humus otorga a este fertilizante unas propiedades inigualables.

Dicha microbiota es productora de factores de crecimiento (vitaminas, aminoácidos) y hormonas como Auxinas, Citoquininas, Giberelinas, etc, que regulan fenómenos tan importantes como el desarrollo y la floración.

Además son los microorganismos los responsables de ir mineralizando progresivamente la fracción órganica del humus, liberando los nutrientes de forma pausada y promoviendo la asimilación de los mismos por parte de las raíces vegetales.

Dispuesta en la rizosfera, la microbiota del humus libera antibióticos al medio evitando así el ataque de microorganismos patógenos a través de la raíz.

Por sus buenas propiedades físicas. 

El humus se define en sí mismo como un mejorador de la estructura de los suelos, gracias básicamente a su contenido orgánico y más concretamente a su fracción húmica. Es por ello por lo que mejora ostensiblemente (en torno al 15-20%) la capacidad de retención de agua e intercambio catiónico de suelo pobres y poco estructurados (suelos arenosos), del mismo modo que favorece el drenaje y la aireación de suelos excesivamente compactados (suelos arcillosos).

Por su pH neutro. 

Dado el pH del humus 6,8-7,1 todos los nutrientes presentes en él se encuentran en su rango óptimo de solubilización hacia la solución del suelo, desde donde la planta los toma. Además puede ser aplicado en grandes dosis sin ningún efecto fitotóxico para la planta, es más, se podría cultivar perfectamente una planta utilizando únicamente humus de lombriz como sustrato, lejos de mostrar algún tipo de problema o enfermedad carencial las plantas se desarrollan con un vigor sin igual. Del mismo modo es ideal para la germinación de cualquier tipo de semilla en un periodo corto de tiempo.

Por su aspecto negruzco, fina textura y olor intenso a bosque que hacen del manejo de este producto toda una gozada, lejos de fertilizantes pestilentes y productos químicos altamente irritantes donde… “en cuyo caso de ingestión o contacto con los ojos acuda inmediatamente al médico”. 

Porque es un producto ecológico en todo su proceso productivo y su utilización, aparte de beneficiosa para las plantas, es beneficiosa para el medio ambiente. En este punto decir que el humus se obtiene a partir de materiales residuales de actividades agrícolas y ganadera.