¿Hablamos?

¡Cuida tus cultivos! 4 consejos para proteger las plantas de las condiciones externas

¿Estás protegiendo a tus plantas como se merecen? En este artículo identificaremos los principales agentes externos que pueden dañar nuestros cultivos y os propondremos 4 consejos para proteger las plantas de ellos

¿Estás protegiendo a tus plantas como se merecen? Si eres un fanático de la jardinería y la agricultora como nosotros, coincidiremos en que lo que más nos preocupa a la hora de cultivar un jardín o un huerto es la supervivencia y prosperidad de nuestras plantas. 

Sin embargo, a veces nos encontramos con agentes externos que se escapan de nuestro control y que pueden dañar ¡o incluso matar! a nuestras plantas. ¿Podemos evitar que esto ocurra? 

En este artículo identificaremos los principales agentes externos que pueden dañar nuestros cultivos y os propondremos 4 consejos clave para proteger las plantas de ellos. ¡Vamos a ello!

Condiciones externas que pueden dañar plantas y cultivos

Lo primero que debemos hacer para proteger nuestros cultivos es identificar todos los posibles agentes externos que pueden perjudicar las plantas: viento, sol, heladas, lluvias o incluso algunos animales.

Proteger las plantas del viento

El viento desempeña una importante labor en el desarrollo de nuestras plantas, ya que las mantiene limpias de impurezas y polvo. Pero cuando la intensidad del aire aumenta, puede causar efectos muy negativos en los cultivos:

  • Aumenta la erosión del suelo.
  • Dobla y tuerce hojas, ramas y tallos.
  • Desprende frutos cuando todavía no están maduros.
  • Se retrasa el desarrollo de la planta y el crecimiento se reduce.

Proteger las plantas del frío

Otro factor que debemos vigilar es el frío. Las heladas forman cristales de hielo en las células de las plantas dañándolas gravemente e impidiendo que la planta absorba toda el agua que necesita para vivir.

Proteger las plantas del sol

El sol es un elemento imprescindible en el desarrollo de cualquier cultivo. Sin sol, no hay vida. Pero si la exposición a los rayos solares es excesiva, puede ocasionar problemas en nuestras plantas e incluso llegar a quemarlas cuando el sol es muy potente.

Proteger las plantas de los animales

Por último, los animales también pueden ocasionar daños en nuestros cultivos: roedores, pájaros, insectos… Cualquier animal puede convertirse en una plaga letal.

¿Cómo proteger cultivos de los agentes externos? Cuatro consejos

  1. Instala sistemas de protección y protectores abiertos y cerrados para proteger a las plantas jóvenes del ataque de diferentes animales.
  2. Puedes proteger las plantas del viento con elementos como vallas, láminas de brezo o mimbre o mallas de plástico.  
  3. Los plásticos para cultivos sirven de barrera frente a la lluvia, el viento, el frío, los animales y otros factores externos. 
  4. Instala un sistema de riego adecuado, por goteo, aspersión o automático. Así te asegurarás de que tus cultivos estén bien hidratados y no tengas problemas con el sol y las altas temperaturas.

¡Ya no tienes excusa para proteger tu huerto o jardín de los agentes externos! Si necesitas algún producto específico para conseguirlo, recuerda que en Castillo Arnedo contamos con un amplio catálogo de suministros agrícolas para profesionales. ¡Contacta con nosotros y te ayudaremos!