¿Cuál es la diferencia entre turba y sustrato?

Conoce en detalle la diferencia entre turba y sustrato, para que puedas tomar decisiones acertadas a la hora de escoger una opción u otra

Cuando se trata de cultivar plantas en casa o en el jardín, es fundamental comprender los diferentes tipos de medios de cultivo disponibles en el mercado. Dos de los más comunes son la turba y el sustrato. A simple vista, pueden parecer similares, pero en realidad tienen diferencias fundamentales que pueden afectar significativamente el crecimiento y la salud de tus plantas.

En este artículo conoceremos en detalle la diferencia entre la turba y el sustrato, para que puedas tomar decisiones acertadas a la hora de escoger una opción u otra.

¿Qué es la turba?

La turba es un tipo de material orgánico que se forma a partir de la descomposición parcial de materiales vegetales en condiciones de humedad y baja oxigenación. Estos materiales vegetales suelen ser musgos y plantas acuáticas que se acumulan en pantanos y humedales durante miles de años. Debido a la falta de oxígeno en estas áreas, la materia orgánica se descompone lentamente y se convierte en turba.

La turba se extrae de estas áreas y se procesa para su uso en jardinería y horticultura. Es conocida por su capacidad para retener agua y nutrientes, lo que la hace ideal como parte de mezclas de sustrato. La turba es especialmente popular en la industria de la jardinería debido a su capacidad para mejorar la retención de agua en el suelo, lo que ayuda a las plantas a mantenerse hidratadas.

¿Qué es el sustrato?

El sustrato, a veces llamado tierra de maceta, es una mezcla diseñada específicamente para proporcionar un entorno óptimo para el crecimiento de las plantas en contenedores o macetas. A diferencia de la tierra de jardín natural, que puede variar considerablemente en composición y calidad, el sustrato se crea mezclando cuidadosamente varios ingredientes para proporcionar las condiciones ideales para el crecimiento de las plantas.

Los sustratos típicamente incluyen una combinación de componentes como turba, perlita, vermiculita, corteza de pino, arena y nutrientes adicionales. Cada componente se selecciona cuidadosamente para ofrecer un equilibrio adecuado de retención de agua, aireación, drenaje y nutrientes para las plantas. La ventaja de los sustratos es que permiten un mayor control sobre el ambiente de cultivo, lo que puede ser especialmente beneficioso en situaciones donde el suelo natural no es adecuado.

Diferencia entre turba y sustrato

Ahora que hemos definido ambos términos, examinaremos las diferencias clave entre la turba y el sustrato:

Composición:

Turba: la turba es un material orgánico natural compuesto principalmente de materiales vegetales descompuestos en pantanos y humedales. Es muy rica en materia orgánica y tiene una capacidad significativa para retener agua.

Sustrato: el sustrato es una mezcla artificial diseñada específicamente para cultivar plantas en contenedores. Puede contener una variedad de ingredientes, incluyendo turba, perlita, vermiculita, corteza de pino y otros componentes que proporcionan una estructura y nutrientes adecuados para las plantas.

Retención de agua:

Turba: la turba es excelente para retener agua. Tiene una capacidad de retención de agua muy alta, lo que la hace ideal para plantas que requieren un suelo constantemente húmedo.

Sustrato: la retención de agua en el sustrato puede variar según su composición. Algunos sustratos pueden retener menos agua que la turba, lo que puede ser beneficioso para plantas que prefieren un drenaje más rápido.

Sostenibilidad: 

Turba: la extracción de turba puede ser perjudicial para los humedales y el medio ambiente, y en algunos lugares se considera una práctica insostenible debido a la degradación de los ecosistemas.

Sustrato: los sustratos pueden ser más sostenibles cuando se utilizan ingredientes renovables y se reciclan adecuadamente.

Aireación y drenaje:

Turba: debido a su capacidad para retener agua, la turba puede volverse compacta con el tiempo, lo que puede afectar la aireación y el drenaje. Puede ser necesario agregar otros componentes al mezclarla para mejorar estas características.

Sustrato: los sustratos se diseñan específicamente para proporcionar una buena aireación y drenaje, lo que ayuda a prevenir problemas como el encharcamiento de las raíces.

Nutrientes:

Turba: la turba en sí misma tiene un contenido nutricional limitado. Es principalmente un material de retención de agua y debe combinarse con fertilizantes u otros medios para proporcionar los nutrientes necesarios para las plantas.

Sustrato: los sustratos a menudo se enriquecen con nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas. Esto significa que las plantas pueden obtener algunos de los nutrientes que necesitan directamente del sustrato.

¿Cuándo usar turba o sustrato?

La elección entre turba y sustrato depende en gran medida de las necesidades específicas de tus plantas y tus objetivos. Aquí hay algunas pautas generales para ayudarte a decidir:

TURBA

La turba es una excelente opción cuando deseas una retención de agua superior, como para plantas que requieren suelos consistentemente húmedos, como los helechos o las plantas de interior tropicales. También puede ser útil para mejorar la calidad de la tierra del jardín existente en áreas que necesitan una mayor retención de agua.

SUSTRATO

El sustrato es una opción versátil que se puede adaptar a las necesidades específicas de tus plantas. Puedes elegir sustratos con diferentes niveles de retención de agua y nutrientes según las preferencias de tus plantas. Es ideal para macetas y contenedores, así como para proyectos de jardinería en los que desees un mayor control sobre el ambiente de cultivo.

En Castillo Arnedo podemos asesorarte en la elección de los productos más adecuados para tus cultivos. Consulta la web o contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte. 

¿Hablamos?