Estrategias biológicas para el control de psila en peral

Una parte importante de la defensa del peral gira alrededor del problema de psila (Cacopsylla pyri), un fitófago estrechamente ligado a este cultivo, sobre el que completa su ciclo de vida y al que puede ocasionar daños de naturaleza funcional. Los daños más graves son estéticos, ocasionados por el manchado de los frutos que obligan a repetir las intervenciones de control para su limpieza. [caption id="" align="aligncenter" width="130"]Ninfa de Cacopsylla pyri Ninfa de psila[/caption] Conseguimos el control de la psila utilizando su depredador natural, en sinergia con otros productos no convencionales, reduciendo la dependencia de la química y resolviendo los desequilibrios de su abuso. PREFLORACIÓN: ANTOCÓRIDOS 2.000 individuos/ha en 2-3 veces a partir de los botones florales. [col_12_inner] [caption id="" align="alignnone" width="200"] Adultos de Anthocoris nemoralis[/caption] [/col_12_inner] [col_12_inner_last] [caption id="" align="alignnone" width="200"] Ninfas de Anthocoris nemoralis[/caption] [/col_12_inner_last] Anthocoris nemoralis es el más conocido y eficaz depredador natural de la psila del peral. Sin embargo, sus poblaciones autóctonas llegan con dificultad o retardo a unos niveles suficientes para un buen control del fitófago. Nos centramos, por lo tanto, en la importancia de la introducción precoz de poblaciones elevadas del antocórido, con el objetivo de disponer de depredadores activos contra la psila, anticipándonos a las poblaciones del autóctono. Esta acción precoz, previene y reduce los picos de desarrollo de la psila, favoreciendo unas condiciones de equilibrio dinámicas y duraderas entre la población del depredador y de su presa. La introducción, que está encuadrada en un programa inteligente de gestión integrada, debe ser efectuada precozmente, inmediatamente después de la floración, repartiendo una dosis de 2000 individuos por hectárea en 2-3 sueltas consecutivas. La introducción del depredador es muy sencilla, se distribuye en cajas de suelta, que se colgarán de los árboles distribuyéndolos de forma uniforme por el interior de la parcela. Los adultos de Anthocoris son muy móviles y se desarrollan rápidamente por todo el frutal. DESDE LA MITAD DE MAYO: AGRICOLLE

A la eclosion de los huevos de psila y para generaciones sucesivas. Agricolle es un producto innovador que basa su modo de acción en las propiedades de algunos polisacáridos naturales, entrampando con un mecanismo de acción puramente físico (efecto similar al que realiza una cola líquida) pequeños insectos poco móviles como los estadios inmaduros de la psilla del peral. Agricolleno impacta sobre la entomofauna útil del peral, aunque sí se integra perfectamente en la estrategia de control que aprovecha la acción de los antocóridos. El producto que por su naturaleza no tiene ninguna acción residual, debe ser utilizado a partir de la segunda mitad de mayo (o cuando eclosionan todos los huevos de psilla), aunque también puede usarse en el trascurso del cultivo y siempre en concordancia con la presencia de formas juveniles. Agricolle, por su particular modo de actuación, no ha sido considerado un producto fitosanitario, por lo que se encuentra fuera de la normativa europea y nacional que regula el uso de estos productos. La dosis de utilización es de 3 cc/L de agua, efectuando una máxima cobertura del vegetal.

Utilizamos cookies para obtener estadísticas de la página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información